Tronca De Nabidá En Rosales Del Canal

Navidad 2015

Descripción:
La tradición aragonesa recoge ritos tan ancestrales como la Tronca de Nabidá. No se conoce cuál es el origen del rito, pero se conservan costumbres parecidas por gran parte de Europa. Probablemente, el culto a los elementos naturales como el fuego, a la naturaleza, y el conocimiento del ciclo solar anual propiciaron una fiesta en un momento cercano al solsticio de invierno, donde un fuego hecho por la humanidad ayudaría al sol a alargar los días y a calentar más la Tierra, continuando así la vida en el planeta. A la vez, el dominio de los elementos, darían a las personas el sustento para vivir, los regalos de la naturaleza.
La cristianización de los pueblos paganos conllevó una transformación de los ritos antiguos hacia una justificación de los mismos. El nacimiento de Jesús, -una nueva era-, se sitúa en el solsticio de invierno, -una nueva estación-. Actualmente, la tronca, está totalmente integrada en la religión cristiana, pero conservando los elementos paganos de su origen.
El ciclo navideño en Aragón es un momento festivo muy familiar que se celebra en torno al fuego participando todos los miembros de la casa, pero en especial los niños. Así, en la Nochebuena, se repite en el Alto Aragón la fiesta de “fer cagar a tronca” o de la “quema de a toza” de navidad, siguiendo diferentes rituales según las zonas.
La emigración a las ciudades, el envejecimiento de la población y el destierro del fuego en la casa rural ha hecho olvidar nuestra cultura y tradiciones más antiguas.
Un ritual típico podría ser el siguiente: El niño se sienta “a escarramanchas” sobre la toza y la golpea con un palo mientras dice:
Tizón, caga turrón
ó
Güen tizón, güen barón,
güena casa, güena brasa,
Dios mantenga á l’amo
y á la dueña d’ista casaTambién se puede derramar vino o algún licor haciendo la señal de la cruz mientras se dice:
Tronca de Nabidá, yo te bendizco: en o nombre d’o Pai
d’o Fillo y d’o Esprito Santo, AménDebido a su origen tan antiguo, la extensión territorial, y al ámbito familiar en que se celebra, muchas son las formas del mismo, por lo que no podemos hablar de algo que se repite cada año en muchos sitios diferentes.
Podríamos relatar un momento más o menos normalizado, que recogería la mayor parte de la tradición, y con la que todos los aragoneses se pueden sentir identificados:
Hasta el momento de la cena de la Nochebuena, el cabeza de familia, o hasta toda la familia han llevado hasta la casa una toza, tizón, tronc o tronca, que dará calor al hogar. Es un tronco de leña fuerte, -olivo, almendro, carrasca…-, de gran poder calorífico, que también servirá para secar los pañales del Niño Jesús. Puede ser tan grande, que no quepa entero en el hogar. En un momento determinado, los padres ocultan entre la corteza pequeños regalos, dulces o papeles con indicaciones de dónde están los juguetes escondidos. Llega el momento de la bendición, donde el hombre/mujer de mayor edad de la familia y el niño/a más joven, rezan una oración de bendición de la casa y sus habitantes. Luego, con un palo o “tocho” golpean o “trucan” la tronca, y con la vibración, la tronca “caga” los dulces, regalos o papeles. El momento mágico se acompaña con la alegría y la perpetuación de la especie, al lograr dominar la naturaleza con su ingenio. La leña, el fuego y las cenizas son mágicos, y se guardarán para hacer frente a maldiciones, accidentes y catástrofes.
Organiza: Ligallo de Fablans
Lugar: Plaza Beethoven, Zaragoza
Fecha: 27 de Diciembre del 2015
Horario: 12:00h.
Precio: Entrada gratuita

Array

Escribe tu opinión

Debes estar conectado para escribir una opinión.

¿Informar esto?

Enviar a un amigo

Enviar consulta

Reclamar Punto

¿Cuál es el proceso de reclamo?