Exposición: ‘Reyes y villanos: los privilegios medievales de Peñafiel”

Muestra organizada con motivo de la celebración en este año del milenario del Fuero de Peñafiel, en la que se recogen ocho relevantes pergaminos medievales, de los siglos XIII al XV, y un manuscrito de 1920 que contiene una breve reseña histórica de Peñafiel en la que
se menciona el Fuero.
La exposición se basa en un tipo de documento: el privilegio, definido por el rey Alfonso X como la “ley que es dada e otorgada del rey apartadamente a algún lugar o algún ome para fazerle bien e merced”. A través de los documentos, de los años 1219 a 1443, sobre el ejemplo de Peñafiel, se puede apreciar un proceso histórico, el paso de Castilla como un país sin leyes a otro con un derecho técnico y de monopolio estatal; de unos reyes como caudillos militares a otros gobernantes y legisladores, y de una sociedad de caballeros y pioneros a otra de nobles y vasallos.
Salvo el privilegio del año 1222, que se expuso en Salamanca en 1992 con motivo de la exposición ‘Fueros y cartas pueblas de Castilla y León, el derecho de un pueblo’, todas las piezas se muestran por primera vez en público. Los pergaminos se exponen en perfectas condiciones gracias a los trabajos de conservación realizados por el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Junta de Castilla y León, que los limpió, hidrató y alisó en el año 2006.
Las piezas estrella de la exposición son dos. La primera es el privilegio rodado del rey Fernando III, en que, cumpliendo las promesas de Alfonso VIII tras la victoria en las Navas de Tolosa, concede exenciones y preeminencias a los caballeros villanos, además de confirmar el fuero propio de Peñafiel. Con ello la casi totalidad de la vida social y económica la regula el fuero local, los reyes se limitan a confirmar o establecer un número reducido de normas.
La segunda es la confirmación de la concesión a Peñafiel en 1256 del Fuero Real, por Alfonso X. Con él, un derecho más técnico y completo de base romana sustituye al derecho de origen popular, la uniformidad hace retroceder al localismo. Ahora bien, para hacer admisible este paso, el rey sabio refuerza el protagonismo de los caballero villanos de Peñafiel con nuevas exenciones.
En estos documentos, Peñafiel, como el resto de los municipios de la Extremadura castellana, aparece como un municipio extenso y fuerte, con amplias competencias normativas, políticas, económicas, fiscales, repobladoras y hasta militares. Su marcha histórica está condicionada por la relación entre los reyes y los villanos, por la tensión entre la construcción de un reino fuerte, la promoción de los caballeros villanos y el asentamiento del feudalismo.
El acercamiento a estos pergaminos permite valorar la inestimable herencia de nuestros antepasados; los fueros y privilegios son símbolo y sedimento de la voluntad de hacerse de tantos pueblos, villas y ciudades de Castilla y León.

Array

Escribe tu opinión

Debes estar conectado para escribir una opinión.

¿Informar esto?

Enviar a un amigo

Enviar consulta

Reclamar Punto

¿Cuál es el proceso de reclamo?