Rutas senderismo Sagunto 2013

SL-CV 42 SENDA DELS LLADRES Ficha Técnica: Clasificación: SL – Sendero LocalTipo de sendero: CircularSalida: Sagunto – Teatro RomanoLlegada: Sagunto – Teatro RomanoDificultad: BajaTiempo: 1h 2’Distancia total (metros): 2.230 mDesnivel Neto: 91’74Desnivel Acumulado: 216 Puntos directrices del recorrido: Teatro Romano de Sagunto – Casco antiguo de Sagunto – Valle Palancia – Murallas PreRomanas – Casas Pre Romanas, vista Sur – Restos de Algibes – Vista al Sur – Murallas de Varias Epocas – Vista del Barrio del Raval – Cuevas en roca, Teatro Romano de Sagunto Descripción del itinerario: El SL-CV 42 comienza junto al Teatro Romano (Monumento Nacional desde 1931) (panel informativo) subiendo por las escaleras que lo circundan por el O. Se cruzan unas pequeñas plataformas ajardinadas en graderío para llegar a la carretera de acceso al Castell (143 m). Va hacía el O por un ancho camino al pie de las murallas en ligero ascenso, para cruzar un lienzo que baja perpendicular a ellas, donde se encuentra un pequeño portal ( 499 m). A la otra parte, avanza un sendero que asciende ligeramente en la misma dirección sobre la ermita del Calvario, hasta salir a un espacio abierto y llano en el extremo de Poniente del Castell, sobre el que se alza el último baluarte (694 m). Es el punto de altura mázima del recorrido con 140 m. Desde aquí se puede alcanzar, desviándose del SL, la gran plataforma panorámica que culmina el relleno de la enorme cantera al S del Tossal. Por el SL y pasando y ya a las vertientes de solana, se baja del llano hacía el SE a una pequeña plataforma a sus pies donde hubo algún aprovechamiento agrícola, encontrando otro sendero proveniente del O. Llaneando entre algún algarrobo y las cada vez más presentes chumberas, cruzamos un espacio al pie de las murallas del Castell donde se reúnen en un corto tramo algunos elementos de interés, señalizados por este SL: restos de hábitat ibero, muralla también íbera y un aljibe. A partir de éste (1.029 m), una potente muralla al S impide el paso horizontal, por lo que se desciende bruscamente (se trata del tramo más “penoso” de tránsito del itinerario) para ir siguiendo unos relieves escalonados en descenso, siempre en dirección dominante al E y ya a distancia de los tramos de muralla, por los que alcanzamos una cornisa horizontal. A nuestros pies y durante un tramo tendremos unas pobres construcciones sobre unos espacios degradados. Un pequeño descenso más nos pone sobre un vial recientemente abierto para la instalación de la iluminación del Castell, por el que llegamos a una replaza abierta (1.705 m). De esta se toma la C/Vista Alegre, ya en el casco urbano de Sagunt, y por ella a la C/Mayor, antiguo eje principal de la ciudad. Al pasar por la que fue Porte Ferrissa (2.017 m), hacemos un ángulo en el extremo E del itinerario y también llegamos a su cota mínima (55 m). Inmediato encontramos una calle que se bifurca a nuestra izquierda, por donde subimos. También podemos continuar de llano por la misma C/Mayor hasta el Ayuntamiento, pero para ir de nuevo al Teatro, remontamos dicha calle del Herois y la escalera de su final, que da paso a unos tramos ajardinados entre los lienzos de murallas y las casas. Caminando así encontramos y bajamos por unos escalones a la carretera de acceso al Castell, al extremo E del Teatro. En unos metros nos encontramos de nuevo en el panel de donde partimos (2.576 m) Plano SL-CV 108 SENDERO DE LA CALDERONA Ficha Técnica: Clasificación: SL – Sendero LocalTipo de sendero: LinealSalida: Sagunto – C/ La PauLlegada: Sendero enlace GR-10Dificultad: MediaTiempo: 3 h 19 minDistancia total (metros): 7.960 mDesnivel Neto: 0 mDesnivel Acumulado: 0 m Puntos directrices del recorrido: C/ La Pau – Cementerio – Urbanizacion – cantera de Gausa – La Caldera – Pla d’en Bou – Coll de Gausa – Pista Gilet – sendero enlace GR 10 Descripción del itinerario: La salida desde la población camino de la Calderona se efectúa por caminos rurales con algún tramo de asfalto. Desde el cruce de la autovia que circula por el valle del Palancia por un paso subterráneo se accede a una senda que asciende hacia la cantera de Gausa, una vez en la parte alta un pista de tierra comunica después de cruzar la A-7 por un paso elevado a una urbanización al final de la cual se toma una senda que ya en las faldas de la Calderona se encamina hacia el enlace del GR-10 despues de cruzar la pista que llega a la parte baja de las Peñas de Guaita. La senda asciende con granes panorámicas del entorno litoral más próximo y el valle del Palancia. Hasta que tras un corto tramo de camino de tierra de nuevo la senda lleva hasta la parte alta de las Peñas de Guaita donde el PR enlaza con el GR-10. Plano PR-CV 319 RUTA DELS SENGLARS Ficha Técnica: Clasificación: PR – Pequeño RecorridoTipo de sendero: CircularSalida: Área Recreativa de BonillesLlegada: Área Recreativa de BonillesDificultad: MediaTiempo: 3 h 30 minDistancia total (metros): 13.000 mDesnivel Neto: 0 mDesnivel Acumulado: 0 mAcceso al sendero: Camino antiguo a Teruel hasta el área recreativa de Bonilles Puntos directrices del recorrido: Área recreativa de bonilles – Cortafuegos de Romeu – Alt de Romeru – Creu del Quart – Aljub del Povijol – Camí del Corretger – Camí del Romeu – Área recreativa de Bonilles Descripción del itinerario: La Ruta dels Senglars (jabalís) tiene como punto de partida y retorno el área recreativa forestal de Bonilles, a la cual se accede desde Sagunt, mediante automóvil, o bicicleta por medio del Camí Vell de Terol , situándose en la margen derecha de este, tras unos olivos, a una distancia de 4,3 Km del núcleo urbano. Otra manera de acceder es caminando desde Sagunt, primero a través del camí del Cano (Vía Augusta), y tras superar el túnel de la autopista, siguiendo el lecho del barranc de Bonilles , hasta que este confluye con el camino del mismo nombre. El área recreativa de Bonilles (FOTO 1) es una zona forestal que cuenta con paelleros, bancos y mesas, y un depósito de agua no potable; por estos motivos suele ser muy frecuentada, durante fines de semana y Pascua, por los vecinos de ambos núcleos de Sagunt, como zona de esparcimiento y recreo. La ruta comienza a la entrada del área recreativa (donde se debe ubicar un panel informativo), a una altitud de 116 metros; se deja la zona recreativa a nuestra izquierda y se continua por el camino de tierra hacia el sureste, a unos 75 metros sale una senda a la derecha de este camino, la cual desciende ligeramente hacia el lecho del barranc de Bonilles . Tomamos esta senda, que discurre en suave descenso entre matorral bastante claro (espartales) y algunos pinos, durante unos 200 metros, hasta llegar al barranco. Una vez en el barranco seguimos barranco abajo por su lecho, bordeando las propiedades privadas que existen en el margen izquierdo del mismo, hasta llegar a un punto en que se pueden sortear las zonas valladas, y cruzar al otro lado. Durante los aproximadamente 100 metros de itinerario que discurren por el barranco (FOTO 2), podemos disfrutar de una frondosa vegetación ripícola, propia de rambla mediterránea, con baladre, murta, cañares y zarzas; y todo esto en un entorno de humedad y umbría, bajo los pinos de ambas márgenes del barranco. El lecho del barranco es el punto de menor altitud que vamos a encontrar en toda la ruta, con sus 98 m.s.n.m.. Una vez superado el barranco nos encontramos en el camí de Bonilles, que es un camino asfaltado que tomamos en sentido ascendente, hacia nuestra izquierda. Seguimos por este camino que se dirige a la zona residencial de Bonilles, primero con un pequeño tramo de ascenso moderado, que después se hace más suave, prácticamente llano. El camino se adentra entre gran número de casas de campo populares, y algún chalet más lujoso, con pequeños campos de naranjos diseminados, que conforme nos adentramos van dejando paso a los pinares. En un primer momento las densidad de urbanización es elevada, pero poco a poco las residencias están más diseminadas bajo los pinos. Entre las viviendas que podemos encontrar a la derecha del camino, están las conocidas popularmente en Sagunt como Les Tres Maries. Después de aproximadamente un kilómetro, generalmente de ascenso muy suave, desde que se ha cruzado el barranco, llegamos a la última casa (FOTO 3) que encontramos en el camí de Bonilles. A partir de este punto, en la cota 145 m.s.n.m., el camino asfaltado se convierte en pista forestal que se adentra en el bosque, flanqueada por un denso pinar de pino carrasco y sotobosque bien desarrollado. Seguimos la pista forestal (FOTO 4) , en continuo y ligero ascenso, bordeando a la derecha la parte posterior vallada de la pedrera del Salt del Llop , que aunque no se aprecia en toda su extensión por la barrera de pinos, si que se intuye. A nuestra izquierda se comienza percibir el extenso y agreste bosque de pinos adultos que se encuentra en la vertiente sudoeste de la montaña de Romeu, mientras que a la derecha se sigue bordeando a la cantera, pudiéndose contemplar su amplitud e impacto desde algunos desmontes y cortes verticales junto a la pista forestal. Tras recorrer unos 600 metros desde el inicio de la pista forestal llegamos a un collado (cota 207 m.s.n.m), en el cual a la izquierda la pista se torna cortafuegos que asciende por las lomas de Romeu, y a la derecha se encuentra un camino de entrada auxiliar a la cantera. En este punto habría que instalar un poste indicador. Desde la entrada a la cantera podemos observar la grandilocuencia y enorme impacto ambiental y visual de la cantera (FOTO 5) excavada sobre la montaña, la cual prácticamente ha sido vaciada por las extracciones de áridos para la construcción. La enorme extensión, se refleja en el hecho de que en la superficie que ocupa la cantera se podría ubicar la práctica totalidad del casco urbano de Sagunt. A esta cantera del Salt del Llop , también se le suele denominar como la pedrera de Santa María , ya que de esta cantera se extrajeron los sillares para la construcción de la iglesia arciprestal de Sagunt del mismo nombre. Desde este collado, asomándonos hacia el este, podemos disfrutar de una magnífica visión sobre la zona dels Tres Barrancs , así como de una parte de la llanura litoral de Sagunt. También se pueden contemplar las instalaciones del colegio Adventista a nuestros pies; precisamente hacia esta zona se dirige una senda que parte del collado y desciende por una vaguada boscosa hasta alcanzar las instalaciones del colegio. Desde el collado tomamos el amplio cortafuegos (FOTO 6) y comenzamos a ascender de manera prolongada por las lomas de Romeu, a partir de este punto el ascenso se hace mucho más pronunciado, con rampas de considerable dureza hasta coronar en la cima de Romeu. Conforme se va ganando altura por la loma, el paisaje se hace más amplio y espectacular por el fuerte contraste entre el lado derecho con el azul del mar, el verde brillante de los regadíos y el horizonte; con la vista hacia la izquierda del cortafuegos, con el bosque de Romeu, y magníficas panorámicas de las sierras Calderona y Espadán. Continuando el ascenso hacia Romeu por el cortafuegos, se observa la clara diferencia en la cobertura vegetal entre la vertiente marítima de Romeu, que sufrió un gran incendio hace una década, por lo que el estrato arbóreo es mínimo, y la vertiente interior con un denso pinar y sotobosque. En algunos tramos llanos o cóncavos del trazado en el que se forman charcas embarradas tras lluvias abundantes, no es difícil observar rastros (huellas de pezuñas) de la especie animal que le da nombre a esta ruta, el jabalí. Junto al cortafuegos, en su parte derecha, podemos encontrar el Clotxa dels Caçadors (FOTO 7), que es un aljub que recoge la escorrentía pluvial para abastecer de agua a los cazadores y perros que se adentran en esta zona montañosa. La cúpula de la construcción se ha hundido debido a su antigüedad y falta de mantenimiento, pese a lo cual sigue en uso por parte de cazadores. Tras algo más de un kilómetro de duro ascenso por las rampas del cortafuegos, al fin se alcanza el Alt de Romeu (344 m.s.n.m.), lugar de obligada parada para reponerse del ascenso y disfrutar del impresionante paisaje y vistas que se pueden contemplar desde la cima. La cima de Romeu es amplia y llana, y desde esta, el campo visual que podemos divisar a nuestro alrededor es espectacular, pese a tratarse de una zona litoral; cuya belleza es desconocida para la práctica totalidad de la población local y foránea. Hacia el litoral se observa a nuestros pies toda la extensión de la Plana de Sagunt, cubierta de naranjos, con una magnifica imagen panorámica del casco urbano de Sagunt (FOTO 8), y también del núcleo de El Puerto, con el horizonte del mar y el cielo al fondo. También se puede disfrutar de la visión de las zonas encharcadas brillantes de la marjal d´Almardà al norte, y la dels Moros al sur. Si centramos la mirada hacia el norte, se puede contemplar la Planade Castelló , e incluso la ciudad de Castelló y las chimeneas de la central térmica. También se pueden divisar las montañas del Desert de les Palmes en Benicàssim. Hacia el noroeste aparece, con un perfil muy recortado, toda la alineación montañosa de la sierra de Espadán. En el extremo occidental de esta aparecen los primeras estribaciones de la sierra de Gúdar, ya en Teruel. Siguiendo con la vista hacia al interior, pero algo más al sur, aparecen, si el día está despejado, las elevadas cumbres de la sierra de El Toro, y a partir de esta hacia el sureste toda la alineación de la sierra de la Calderona (FOTO 9), hasta llegar a la costa en el Picaio, en término de Sagunt. En dirección oeste, pero mucho más próxima, se observa la zona montañosa de Sabató y Penya Negra cubierta con una extenso y denso pinar inalterado. En la parte izquierda de la cima, entre unos pinos junto al cortafuegos, existe una senda que se dirige, a través del bosque de la umbría de Romeu, hacia el camí del Corretger y el barranc de Bonilles . Continuando con el itinerario, tras haber disfrutado del paisaje y de un merecido descanso, la ruta continua por la cima de Romeu hacia el norte, desde este punto surge una senda a la derecha(poste indicador) del cortafuegos que desciende suavemente hacia la parte posterior de Pic dels Corbs y a Els Tres Barrancs . Al igual que durante el ascenso, en la zona derecha afectada por los incendios la cobertura vegetal se encuentra en regeneración (FOTO 10), destacando la presencia de enebros que se alzan como plumeros entre la vegetación, y de algunos pinos adultos que sobrevivieron al incendio. En la parte izquierda permanece un denso pinar maduro con abundante sotobosque. Tras atravesar toda la cima de Romeu aparece un mojón, formado por una acumulación de rocas, y a partir de este punto el cortafuegos se convierte en senda, que comienza a descender suavemente hacia el norte (FOTO 11). Continuamos por esta senda descendente por la loma norte de Romeu; dicha loma y la senda ejercen de divisoria de aguas, así como de límite de término municipal entre Sagunt al oeste, y Benifairó de les Valls al este. La senda en algunos tramos es algo pedregosa, alternando materiales calcáreos y dolomías. La senda progresivamente se va haciendo más estrecha conforme se avanza, en continuo y ligero descenso por la loma, aunque está muy bien definida y delimitada entre los matorrales, predominando las coscojas, brezos, palmitos, y algunos pimpollos en crecimiento. En algunos pasos muy estrechos entre matorrales y pimpollos, sería necesario algún desbroce y poda de algunas ramas de pino para facilitar el paso a los senderistas (FOTO 12). Poco a poco, con el descenso por la loma, nos vamos acercando a las montañas del Portell y la Creude Quart , las cuales tenemos enfrente (FOTO 13) con una morfología simétrica muy singular y color rojizo, que les hace fácilmente identificables; El Portell con un vértice puntiagudo a la izquierda, La Creu con la misma forma a la derecha, y entre ambas una especie de meseta plana que les une. Al fondo se pueden observar las crestas recortadas de Espadán. Siguiendo el trazado de la senda no es difícil intuir la presencia de la fauna autóctona terrestre, mediante sus excrementos y huellas, en especial conejos, zorros, y jabalís. La presencia de la avifauna tampoco es difícil de advertir, ya que usualmente se dejan ver cuervos y algunas rapaces que nidifican en la zona sobrevolando las cumbres de Romeu , El Portell , y La Creu . Tras aproximadamente dos kilómetros descendiendo por la senda desde la cima de Romeu, se llega al fin de esta, en la que converge con un camino de tierra junto a la montaña del Portell (poste de señalización). Si seguimos este camino hacia la derecha, este se dirige, en descenso, hacia Faura y Benifairó de les Valls, aunque no llega a conectar, al cortarse con un talud vertical, a los pies del cual existe una gran transformación agrícola. Si por el contrario se toma la pista hacia la izquierda, se desciende bruscamente hacia la zona de la Font de Ribera por el camí del Corretger. Una vez que se abandona la senda por donde se ha descendido de Romeu, la geología cambia radicalmente, a partir de aquí los materiales están formados por areniscas silícicas del Buntsandstein, más conocidas como rodeno, con su característica tonalidad rojiza. Esta tonalidad se puede apreciar tanto en el camino, como en los pequeños canchales de pizarras y cantos de areniscas de la ladera del Portell . Si nos fijamos en el camino podemos advertir, con numerosos rastros, el paso de jabalís por la zona, tanto en charcos ocasionales en que han dejado sus huellas y se han revolcado en el barro para desparasitarse, como en algunos pinos, en los que han dejado marcas de barro al restregar el lomo contra el tronco. No se toma el camino, sino que se cruza, y se comienza a ascender de nuevo por una senda que sube por la ladera sureste de la montaña de El Portell. Es una senda bastante pronunciada, que pasa junto a pequeños canchales de pizarras silíceas, tras un corto, pero duro ascenso, se pasa cerca de la cumbre, y a partir de este punto el terreno es más o menos llano. Cuando comienza el terreno llano existe un bifurcación, con un sendero hacia la derecha que se dirige hacia la zona del Pic del Tabalet , y otro hacia la izquierda, que es el que seguimos, y que se dirige a la Creude Quart . El estrato arbustivo es muy espeso, prácticamente impenetrable, mientras que el estrato arbóreo (pinos carrascos y rodenos) está en una fase muy avanzada de regeneración natural, tras el incendio que afectó a la zona hace dos décadas. Es una zona claramente de rodeno, con sus características formaciones de areniscas; el cambio geológico propicia la aparición de nuevas especies vegetales propias de zonas ricas en sílice, por lo que abundan principalmente las jaras y la albaida, junto con las coscojas, brezos, aliagas, enebros, acebuches, y madreselvas. Un aspecto muy importante a destacar es la aparición de los primeros pinos rodenos, e incluso algunas carrascas aisladas. Conforme se va avanzando y ganando altitud, el paisaje se hace más amplio y bello. Si giramos la vista hacia el sur se puede contemplar La Calderona, mientras que hacia el oeste se ve el extenso bosque existente en Sabató , Penya Negra y Povijol . Si fijamos la vista al frente, podemos distinguir ya desde algunos tramos del sendero, la cima de La Creu , con su cruz y vértice geodésico en color blanco. Después de unos 16 minutos desde que se ha tomado la senda de El Portell se llega a la confluencia de esta con otra senda que asciende el tramo final de La Creu. Es una senda ascendente muy estrecha (FOTO 17), que se abre entre los espesos matorrales, y que en algunos puntos no está suficiente definida, por lo que son necesarios algunos pequeños desbroces y poda de ramas. A excepción de algunos pocos senderistas puntuales, tan solo el paso de los jabalís contribuye a su uso y mantenimiento. Proliferan las aliagas y coscojas, que junto con la estrechez de la senda, aconsejan el uso de pantalones largos para evitar pinchazos y rasguños. Cerca de la cumbre se observa la presencia de pinos rodenos o resineros, junto con los más comunes pinos carrascos, único punto de la ruta, y prácticamente de Sagunt, si exceptuamos algunas zonas de la Calderona, donde podemos encontrar pinos rodenos. En los últimos metros de ascenso hasta coronar, la pendiente se hace más acusada, y se asciende sobre grandes rocas y pequeños canchales formados por pizarras areniscas, lugar en el que se encuentra un pequeño bosquete de carrascas en desarrollo, las únicas carrascas que podemos encontrar en la ruta, y en el término municipal, si no tenemos en cuenta a La Calderona y a algunos puntos de Les Escales . Al fin, tras unos 20 minutos de ascenso desde que se ha tomado la senda de El Portell, se llega a la cima de La Creude Quart (FOTO 18), el punto de mayor altitud del trazado (348 m.s.n.m.), y también de esta parte central del término de Sagunt. En esta cima confluyen los términos municipales de Sagunt, Quart de les Valls, y Benifairó de les Valls. La cima de La Creu es punto de obligada parada para contemplar el paisaje, y reponer fuerzas tras el ascenso. Junto a la cruz metálica de casi 10 metros de altura y al vértice geodésico, se puede disfrutar de unas magníficas vistas en cualquier dirección al ser el punto más elevado en muchos kilómetros alrededor. Al este se ve el mar, con la marjal d´Almardà , y toda la llanura litoral plagada de naranjos y urbanizaciones; al sur parte del golfo de Valencia, y toda la Calderona desde su inicio en El Picaio , hasta que se fusiona con las montañas de El Toro y Javalambre; entre La Calderona y La Creu , la llanura agrícola del Pla de l´Aljub , cerrada por las montañas de Romeu al este, y Sabató al oeste; al oeste se puede divisar gran parte del valle medio y alto del Palancia, con las montañas de El Toro y de Pina, en los límites de Teruel al fondo; finalmente al noroeste se ve la sierra de Espadán, y al sureste la Plana de Castelló; mucho más cerca, bajo la Creu hay una magnífica imagen de las cinco poblaciones que forman Les Valls, totalmente rodeadas de naranjos, y algo más al norte la silueta de Almenara. Tras descansar unos minutos se reanuda la marcha, tomando la senda que se abre en la parte posterior de La Creu , hacia el noroeste. Comenzamos a descender suavemente por la senda, entre una máquia arbustiva muy desarrollada (coscojas, brezos, jaras, etc) y algunos pinos rodenos y carrascos, destacando la presencia de varios ejemplares adultos de pino rodeno de gran belleza (FOTO 19). La senda es estrecha y muy encajada entre los arbustos (FOTO 20), pero perfectamente definida y delimitada; tras un frenético descenso de unos 500 metros durante aproximadamente 15 minutos, la senda converge en un pequeño collado (cota 236 m.s.n.m.) bajo un tendido eléctrico de alta tensión, con una pista a la izquierda que se dirige hacia la Fontde Ribera , paralela al barranco que nace en este collado. No tomamos esta pista, si no que nos dirigimos hacia la derecha, por una senda (FOTO 21) en término de Quart de les Valls, que bordea por su parte norte al Rodenet de la Font o Puntal del Povijol , en dirección oeste. A la derecha de esta senda, se encuentra la vaguada que forma el barranc del Codoval. Es una zona de umbría, que se refleja claramente en un ambiente mucho más húmedo, con un sotobosque umbrófilo bajo los pinos, siempre verde durante todo el año, y muy apreciado por los aficionados a la recolección de bolets. En mitad de trayecto de la senda aparece otra senda que desciende hacia el camí del Codoval , dirigiéndose hacia la población de Quart de les Valls. Después de 13 minutos de suave descenso se llega a un camino de herradura, con las ruinas de un pequeño corral o refugio a la derecha, y algunos charcos enfangados donde se vuelve a hacer notoria la presencia de jabalís (FOTO 22). Seguimos descendiendo por el camino, bajo la umbría y los pinos, y a nuestra derecha aparecen unas casas de campo y más abajo unos naranjos; volvemos a encontrarnos en término de Sagunt. En este punto el camino, a 188 metros de altitud (poste indicador), confluye a la derecha con el inicio del camí del Codoval , que desciende hacia Quart, y a la izquierda con el camí del Povijol. Se toma el camí del Povijol hacia la derecha (a la izquierda se llega a la zona recreativa y de acampada del Povijol), y desde ahora comienza el camino de retorno a Bonilles. Seguimos en llano por el camino, con unos naranjos a la izquierda, y pinar adulto a la derecha, y a los pocos metros, junto al borde derecho del camino aparece semiexcavado el Aljub del Povijol (FOTO 23), datado en 1955 y restaurado y pintado en el 2002. Este se encuentra en un pequeño rellano, bajo unos pinos de enormes dimensiones, debido a la humedad de la zona, en un entorno de umbría y gran belleza. Proseguimos el camino entre algunas casas, y tras unos 400 metros, el camino gira a la derecha y comienza un tramo corto de ascenso hasta llegar a la cima de un pequeño collado, con varios majanos de refugio para los conejos a ambos lados del camino; superamos el collado y comienza el descenso hacia el barranc de la Font de Ribera . Es un descenso corto, brusco y pedregoso, que después de dejar unos bancales de naranjos a nuestra izquierda, se torna más suave al girar a la derecha frente a dos casas. A partir de aquí nos encontramos en el camí del Corral de Ribera . Seguimos avanzando, ya prácticamente en llano, en paralelo al barranco y a unos naranjos, y la derecha aparece una casa vallada solitaria con numerosos perros, burros, y otros animales. A los pocos metros de dejar la casa, y 14 minutos de marcha desde el Povijol , hay un desvío a la izquierda (poste indicador) que cruza el barranco; tomamos este desvío y cruzamos el barranco entre zarzamoras. En la margen de enfrente hay un camino asfaltado que tomamos barranco arriba, hacia la izquierda, es el camí de la Font de Ribera. Tras pasar la última casa a la izquierda del camino, está la entrada a la Fontde Ribera (FOTO 24),junto al lecho del barranco. Es el único manantial superficial de agua conocido en término de Sagunt, y sus aguas fluyen durante todo el año por un pequeño grifo, e incluso entre las rocas después de lluvias abundantes. El entorno de la Font necesita de tareas de adecuación y desbroce, ya que la proliferación de matorrales hace difícil acceder a la fuente. Retornamos de nuevo al camino y continuamos hasta encontrar a la derecha el camí del Corretger , el cual tomamos, esta vez en duro ascenso desde su inicio, con El Portell a la izquierda, y un gran abancalamiento de naranjos a la derecha. El ascenso es brusco y prolongado durante los 500 metros y 14 minutos de su trazado, con una elevada pendiente hasta llegar a su fin en el collado, pasando de los 180 metros de altitud de la Fontde Ribera , a los 255 metros del collado. En el collado, esta vez seguimos por el camí del Corretger , a la derecha, y comenzamos a descender por la pequeña hoya, cabecera del barranc de Bonilles . En un primer tramo de fuerte descenso el camino es muy pedregoso, pero tras llegar al fondo se hace muy suave y cómodo para la marcha. A partir de este punto nos encontramos en el fondo de la vertiente interior de Romeu, siguiendo en paralelo al barranc de Bonilles desde su nacimiento. Durante unos tres kilómetros el camino y el barranco discurren encajonados por la montaña de Romeu a la izquierda, y otras estribaciones montañosas de menor entidad a la derecha. Una vez en esta zona más llana, a nuestra izquierda podemos ver si estamos atentos un pequeño majano, y unos pocos metros hacia delante a la derecha, a 50 metros del camino, una pequeñacabaña, refugio o joca (FOTO 25) de pizarras calizas sin argamasa, parecida a un cuco, semiescondida entre los pinos, y de gran belleza y rusticidad. Como se puede observar, toda la zona ha estado recientemente repoblada con vegetación autóctona (carrascas, pinos, coscojas, lledoners , madroños, lentisco, etc) que crece lentamente bajo los pinos. Durante todo el camino, se extiende a ambos lados un magnífico y extenso bosque adulto de pino carrasco (FOTO 26), acompañado de un denso sotobosque, difícil de imaginar en un municipio litoral como Sagunt, al no encontrar durante todo el tramo señales de presencia humana, casas, cultivos, o líneas eléctricas, si exceptuamos el propio camino. Unos 350 metros más hacia delante, después de un corto descenso cruza una pista a la izquierda, que muere pronto, y que si la tomamos, a unos metros a la izquierda nos encontramos con el Aljub del Corretger (FOTO 27) ; pintado de blanco y recientemente restaurado, con unas aguas limpias y cristalinas en un bello entorno, de obligada parada. Del Aljub retornamos al camino y continuamos barranco abajo, con algunas vistas de la Calderona al frente, entre algo más de dos kilómetros de extenso bosque (FOTO 28), hasta que el camino realiza un pequeño ascenso y posterior descenso, pasando por la entrada de un camino forestal que accede a la caseta-refugio de Romeu recientemente restaurada yacondicionada. Unos 500 metros después de haber pasado la entrada de este camino, aparecen las primeras casas y cultivos en mucho tramo de recorrido. Llegamos a las primeras casas, por un camino de gravilla, y descendemos por el camino hasta conectar con el camí de Romeu , un camino asfaltado que tomamos hacia la derecha, y partir de aquí todo recto, en descenso, entre casas, cultivos y algunos pinos junto al barranco. Tras un pequeño repecho, después del descenso, el camino sigue por una zona llana, con las instalaciones deportivas privadas de Bonilles a la derecha. Más hacia delante tomamos a la izquierda la salida al camino Viejo de Teruel, junto a la cual, unos metros más hacia delante (un kilómetro después de dejar el camí del Corretger ) se encuentra el área recreativa de Bonilles(FOTO 29), de la que ha partido la ruta. Fin de trayecto. Plano

Array

Escribe tu opinión

Debes estar conectado para escribir una opinión.

¿Informar esto?

Enviar a un amigo

Enviar consulta

Reclamar Punto

¿Cuál es el proceso de reclamo?

Búsquedas populares