La Actriz María Adánez Protagoniza Mañana En El Auditorio ‘Insolación’, La Obra De Pardo Bazán Que Escandalizó A La España De Finales Del Siglo XVIII

La compañía Producciones Faraute llega mañana al Auditorio ?Ciudad de León? con esta versión firmada por Pedro Víllora y dirigida por Luis Luque. El reparto lo completan, junto a María Adánez en el papel de Asís Taboada, José Manuel Poga (Diego Pacheco), Chema León (Gabriel Pardo) y Pepa Rus (Duquesa de Sahagún, Ángela, Ventera). La función será a las 21.00 horas y el precio de la localidad es de 15 euros.
 
León, 26 de enero de 2016.- Con ?Insolación?, Emilia Pardo Bazán no solo escribió una fenomenal historia de amor, sino una acendrada defensa del derecho a elegir de las mujeres. Lo hace en la persona de Francisca de Asís Taboada, marquesa viuda de Andrade, gallega como la propia autora y afincada en un Madrid de final de siglo donde las tradiciones y el conservadurismo de la aristocracia y la alta burguesía generan un clima asfixiante  que constriñe los deseos e ilusiones de una dama todavía joven y atractiva que, de repente, asumirá la capacidad de pensar y decidir por su cuenta.
 
En los apenas seis días que dura la acción, Asís conoce a Diego Pacheco, un muchacho de buena sociedad con fama de conquistador, se deja requebrar por él más allá de lo aceptable, se plantea lo incorrecto de su proceder, se dispone a abandonar un comportamiento inconveniente regresando a su apacible y querida Galicia, y finalmente decide dejar de plegarse a la moral sexual de su entorno y no ya entregarse sin miedo al placer, sino capitanear la relación admitiendo que uno debe intentar ser protagonista de su propia historia.
 
Asís Taboada habita un entorno aparentemente ilustrado, donde la gente se reúne en salones y tertulias para departir, pero en el que aún no ha calado a fondo la idea de la igualdad entre hombres y mujeres. Así ocurre con el tercer vértice del triángulo, Gabriel Pardo, hombre culto y reflexivo, aspirante a obtener en un futuro la mano de la marquesa, y sorprendido por la rapidez con que Asís desarrolla su desenvoltura. Es una manera masculina de negar los propios prejuicios pero al final quedar en evidencia.
 
Esa apuesta por la evolución personal y la transformación entera de un modelo de vida es uno de los elementos más destacados de ?Insolación?. Para Marina Mayoral, ?la libertad, la independencia de la mujer, parece decirnos la autora, han de ganársela las mujeres por su cuenta, porque el hombre mejor intencionado, a la hora de la verdad, reacciona como el más convencional y obediente defensor de unas normas que, en definitiva, les favorecen a ellos?. Pero al mismo tiempo fue el motivo por el que la novela supuso en gran escándalo en el momento de su publicación.
 
El escándalo de Insolación
 
Como ocurriese con muchas otras de sus obras, ?Insolación? fue considerada pornográfica por parte de la crítica. Emilio Bobadilla (Fray Candil), llegó a escribir que ?una señora, lo que se llama una señora, no una disfrazada de señora -¡hay tantas que a la postre resultan unas tías!- no admite de buenas a primeras, y con ocasión de ir a la iglesia, la invitación de un hombre casi desconocido a una romería donde menudean los navajazos y las borracheras. ¿Qué amor religioso es ese que prefiere la juerga al rezo??.
 
No más indulgente se muestra un escritor rival, José María de Pereda, contraponiendo la marquesa de Andrade a la que él mismo retrató en La Montálvez: ?Debo suponer yo que está mejor estudiada del natural, y por propia observación, la otra marquesa, la de usted, la que se va de buenas a primeras con un galán, a quien sólo conoce por haberle saludado la noche anterior en una tertulia, a la romería de San Isidro; y allí se mete con él en figones y merenderos, se emborracha, etc., etc., hasta volver ambos ahítos y saciados de todo lo imaginable, para continuar amancebados a la vista del lector, con minuciosos pormenores sobre su manera de pecar. ¿Lo cree así la señora Pardo? ¿Cree que esta marquesa es más humana y verosímil que la mía? Santo y bueno; pero conste, en tal caso, que no he sido yo el que más ha agraviado a la clase social a la que ambas pertenecen, y que si he pecado al pintar a la Montálvez, ha sido por carta de menos, que siempre es de agradecer.?
 
Para Carmen Bravo Villasante, ?lo que desconcierta al lector de la época es que en ?Insolación? la Pardo Bazán escribe con una sinceridad tremenda, desde su punto 7 de vista de mujer, y lo mismo que Rosalía expresó como poeta lo que sintió como mujer, ahora la Pardo expresa como novelista estos sentimientos femeninos que nadie se hubiera atrevido a manifestar. Así, es nuevo, desusado oír a una dama decir qué hermosas son las piernas masculinas?.
 
Con sentido del humor, Carmen Bravo pone el ejemplo de ?un caballero presuroso? que ?entra en el Casino de la Amistad, de Marineda, con las manos en la cabeza?, y exclama: ?¡Qué escándalo, Dios mío! ¡Qué escándalo! Insolación y Morriña en el escaparate de la Librería Central?. Lo autobiográfico de ?Insolación? está dedicada a José Lázaro Galdiano. Mientras mantenía una relación semiclandestina con Benito Pérez Galdós, Emilia Pardo Bazán conoció al célebre periodista y coleccionista durante la Exposición Universal de Barcelona de 1888, y tuvo con él un breve romance que confesaría a Galdós en una carta: ?Mi infidelidad material no data de Oporto, sino de Barcelona, en los últimos días del mes de marzo ?tres después de tu marcha?.
 
La carta continúa así: ?Perdona mi brutal franqueza. La hace más brutal el llegar tarde. Y no tener color de lealtad. Nada diré para excusarme, y sólo a título de explicación te diré que no me resolvía a perder tu cariño confesando un error momentáneo de los sentidos fruto de circunstancias imprevistas. Eras mi felicidad y tuve miedo a quedarme sin ella. Creía yo que aquello sería para los dos culpables igualmente transitorio y accidental. Me equivoqué: me encontré seguida, apasionadamente querida, y contagiada. Solo entonces me pareció que existía problema: solo entonces empecé a dejarme llevar hacia donde ?al parecer- me solicitaban fuerzas mayores, creyendo que allí llenaba yo mayor vacío y hacía mayor felicidad. Perdóname el agravio y el error, porque he visto que te hice mucho daño; a ti, que solo mereces rosas y bienes, y que eres digno del amor de la misma Santa Teresa que resucitase?.
 
Publicada en 1889, ?Insolación? ha sido vista en numerosas ocasiones como una trasposición de la pasión que un año antes había tenido la autora con Lázaro, semejante a la que describe entre Asís y Pacheco. Aunque Ermitas Penas Varela ha mostrado que la novela se había empezado a escribir antes de que este conocimiento se produjese, ha estudiado las variantes del texto y las galeradas concluyendo que los cambios en la redacción de la novela sí reflejan lo sucedido entre ambos escritores en la vida real: ?Esta experiencia, error de los sentidos, pero al fin vivida apasionadamente como escribía doña Emilia a Galdós, podrían orientar bastantes de las numerosas enmiendas de las galeradas.
 
 
 
Auditorio ?Ciudad de León?
27 de enero, miércoles.
21.00 horas.
15 euros
 
Compañía: Producciones Faraute
Obra: ?Insolación?
Autora: Emilio Pardo Bazán
Adaptación: Pedro Víllora
Dirección: Luis Luque
Reparto: María Adánez
               José Manuel Poga
               Chema León
               Pepa Rus

Array

Escribe tu opinión

Debes estar conectado para escribir una opinión.

¿Informar esto?

Enviar a un amigo

Enviar consulta

Reclamar Punto

¿Cuál es el proceso de reclamo?