Campaña Contra La Alimentacion De Palomas

La invasión del medio urbano como alternativa de hábitat por parte de las palomas conlleva una serie de perjuicios en edificios, en el patrimonio artístico y monumental y es causa de molestias para los ciudadanos.
La utilización de determinadas zonas (balcones, buhardillas, casas abandonadas) como lugar de descanso o de anidamiento, son motivo de denuncia por parte del ciudadano, fundamentalmente derivadas del acúmulo de excrementos (palomina) y por ruidos.
Su acción sobre tejados y cubiertas provoca en muchos casos actuaciones de restauración de tejados y fachadas. Igualmente provocan obstrucciones y roturas de canalones y bajantes con los consiguientes problemas de riesgos de goteras en los inmuebles afectados. Estas obstrucciones vienen derivadas de la acumulación de plumas o al posicionamiento de sus nidos, para los cuales aprovechan cualquier tipo de material, desde alambres a ramitas, incluso esqueletos de otras palomas muertas.
Las excreciones de estas aves, ricas en ácidos fosfórico y úrico son muy corrosivas resultando un serio peligro para la integridad de los elementos arquitectónicos, especialmente pétreos y metálicos.
A todas estas molestias habría que añadir los riesgos de tipo sanitario. Si bien de forma ocasional, las palomas pueden intervenir en la transmisión de enfermedades al hombre. En estudios realizados sobre palomas urbanas se ha visto que en mayor o menor medida son portadoras de distintos microorganismos que pueden provocar enfermedades al hombre (Campilobacteriosis, histoplasmosis, salmonelosis, fiebre Q, psitacosis-ornitosis, criptococosis, toxoplasmosis?). Por ello es aconsejable evitar situaciones de proximidad permanente con colonias importantes, ya que lugares poco ventilados con abundante acumulación de palomina suponen un elevado riesgo de contaminación microbiana. Este riesgo es significativamente mayor en poblaciones con sistema inmunitario deficiente o inmaduro (enfermos crónicos, ancianos y niños).
Además de enfermedades microbianas, las palomas son portadoras de abundantes ectoparasitos, como chinches, garrapatas, piojos, pulgas, ácaros y moscas.
 
¿PUEDEN SER CONSIDERADAS LAS PALOMAS COMO UN PLAGA URBANA?
Basándonos en la definición dada por la OMS de PLAGA URBANA (1988) ?aquella producida por especies implicadas en la transferencia de enfermedades infecciosas al hombre y en el daño o deterioro del hábitat y del bienestar urbano? y reuniendo las palomas estos requisitos, podemos considerarlas como plaga urbana cuando sobrepasen cierto umbral de normalidad o mejor dicho de tolerancia.
El ?umbral de tolerancia? sería el límite a partir del cual, la densidad de población es tal que sus individuos pueden provocar problemas sanitarios o ambientales, molestias o bien pérdidas económicas.
 
Por todo esto, el Ayuntamiento de León lanza la Campaña “Contra la alimentación de palomas. No lo hagas, está en tu mano” que pretende concienciar sobre la problemática generada por la proliferación de palomas en las ciudades así como en una de las prácticas que contribuyen a la misma como es la alimentación en vías públicas, patios y ventanas. La campaña consta de una serie de cuñas radiofónicas, muppis y columnas publicitarias que durante los meses de agosto y septiembre, serán divulgadas por la ciudad de León.

Array

Escribe tu opinión

Debes estar conectado para escribir una opinión.

¿Informar esto?

Enviar a un amigo

Enviar consulta

Reclamar Punto

¿Cuál es el proceso de reclamo?