León Benavente.

LEON BENAVENTE 2 Moderno no es sólo aquello que sin inmutarse atraviesa el tiempo, sino también lo que cuando por primera vez lo vemos/ oímos/leemos nos parece que, incluso siendo totalmente nuevo, siempre hubiera estado ahí. Muy poco en el sonido del nuevo disco de León Benavente es predecible, ninguna combinación de acordes resulta adiposa. Se funden variadas y en ocasiones antagónicas influencias de la música de los últimos 30 años: el post punk, la electrónica, el krautrock y la tradición cantautora, pero ocurre que, lejos de pelearse, se alían para su revolución. El audaz tratamiento textual es otra de las grandes novedades, ?after-punk glosado?, extensos recitados que en ocasiones rozan el spoken word se lanzan de modo explícito a verdaderas declaraciones de intenciones sociales sin perder en ningún momento la cercanía y la poética de la intimidad. León Benavente no llora, grita desde unas posiciones absolutamente contundentes, vitalistas, casi nietzscheanas. Y es ahí, amalgamado en esas letras, donde el peculiar giro electrónico-ruidista de este disco cobra todo su sentido, una sensibilidad que se las arregla para desde una tradición críptica hablar también de lo más tangible, hacer un relato creíble de cada uno de nosotros: dispara directamente a los ojos. Una poética sin duda sutil, cuajada en la interacción de detalles y sorprendente en nuestro panorama musical, sólida poética.

Array

Escribe tu opinión

Debes estar conectado para escribir una opinión.

¿Informar esto?

Enviar a un amigo

Enviar consulta

Reclamar Punto

¿Cuál es el proceso de reclamo?